DE LA GUARDERÍA AL COLE

Como bien sabéis, en Septiembre de 2018 Daniel empezó el colegio “de mayores” y sois muchas las que me habéis preguntado qué tal ha ido el cambio y las diferencias entre la guardería y el cole.

También me habéis pedido un  post sobre los puntos a tener en cuenta a la hora de elegir un colegio para nuestros hijos pero yo no es que siguiese unas pautas o llevase estipuladas unos puntos que debía cumplir. Simplemente me dejé llevar por la intuición y las buenas opiniones de gente conocida.

Por eso hoy solo os hablaré de los cambios que supuso para mí pasar de la guardería al colegio. Y digo para mí, porque creo que Daniel lo llevó mucho mejor que yo.

El primer error que cometí fue comparar la guardería con el colegio. No tienen NADA que ver e intentar que así sea solo sirve para llevarse continuas decepciones. Me tocó cambiar el chip y asumir que la etapa (preciosa) de guardería se había terminado.

Como yo lo resumo, hemos pasado del paraíso a la ciudad sin ley. En la guardería estábamos acostumbrados a que día a día, al recoger al niño, la profe nos contase cómo había pasado el día, desde si había hecho caca hasta si se había peleado con algún amiguito o había estado más mimoso de lo normal. Y a esto le sumamos que tenía una agenda con la que nos manteníamos en contacto a diario. Sin embargo, en el colegio a penas nos dicen nada, no te informan de todo lo que hacen ni de cómo se portan (solo de lo importante). Entiendo que ya están en el cole y hay que asumirlo, pero no dejan de ser niños de tres años de los que hay que estar muy pendientes. Con deciros que un día lo recogí del cole y lo noté raro y fatigado y nos fuimos directos a urgencias porque estaba con casi 39 de fiebre y broncoespasmos y otro día (ya os lo conté por instagram) llegó con una brecha en la cabeza y nadie se había dado cuenta…

Otro de los cambios grandes es que ya no duerme siesta. Sé que hay coles en los que les acuestan a dormir. Este no es así. Si se quedan dormidos tienen lugar para acostarles, pero no tienen su rato de siesta y claro.. habiendo tanta juerga… ¿qué niño decide irse a dormir voluntariamente? A pesar de que la retirada de siesta es un punto a favor a la hora de acostarle a dormir sin dramas, se pasa el día cansado y me da mucha pena ver cómo se pelea con el sueño y los enfados que eso le ocasiona.

A pesar de todo esto, el paso al cole también tiene muchas cosas buenas, no nos quedemos solo con lo malo.

Ha hecho muchos amigos y ya tiene “su pandilla“. En la guardería cada niño tiene un horario de entrada y salida que depende de sus padres y eso complicaba el trato. En el cole, como salen todos juntos, nos conocemos más las madres y padres y compartimos tardes de parque en las que los peques disfrutan muchísimo.

Tenemos más facilidad de conciliación porque hay campamento en los períodos vacacionales y nosotros, que lo utilizamos en navidad y semana santa, quedamos encantados.

Pero sobre todo, estamos muy contentos con el colegio porque #terremotoDaniel entra y sale con una sonrisa y eso, bajo mi punto de vista, es lo esencial.

Estamos encantados con sus profes, con la directora, con las actividades extraescolares, con el método de enseñanza y los valores que le inculcan… y en general con todo. Solo echo de menos el tener más información diaria personalizada.

¿Cómo habéis llevado vosotrxs y vuestros hijos el cambio de la guardería al cole? ¿habéis sufrido los mismos cambios que nosotros? Me encantaría conocer vuestras experiencias.

Gracias por leerme y hasta pronto.

Jen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s