Playa con niños. Precauciones y recomendaciones

LLega el verano, y con él las tardes interminables de sol en la playa, haciendo castillos y bañándonos mientras nos bronceamos. Cambian mucho los días de playa cuando tenemos hijos. Mis preocupaciones antes eran no quemarme y que la toalla no se me llenase de arena. Ahora parezco una croqueta y las siestas al sol se han sustituido por tener 20 ojos encima del peque y jugar a mil y una cosas con él, aunque confieso que, a la par que me agota, me encanta.

Hace un tiempo publiqué un post sobre las cosas que hay que llevar a la playa con niños, os lo dejo por aquí por si os interesa. Pero en esta ocasión voy a contaros, bajo mi punto de vista, las precauciones y recomendaciones a tener en cuenta cuando vamos con un bebé/niño a la playa. 

Lo primero y más importante es que se debe evitar llevar a la playa a los bebés hasta los 6 meses, como mínimo. Su piel es muy delicada y el sol demasiado peligroso para ellos.

EVITAR LAS HORAS DE MAYOR CALOR

Esto sería aplicable tanto a niños como a adultos. El sol es cancerígeno y se deberíamos evitar tomarlo de 12 de la mañana a 4 de la tarde. Es cuando más peligroso es y más calor hace. Si decidimos ir a pasar el día a la playa y comer ahí (plan que me encanta) lo conveniente es llevar una sombrilla o un iglú para mantenerse un rato a la sombra mientras comemos, por lo menos, porque sé que hacer estar a los niños debajo de una sombrilla mucho rato es casi misión imposible.

COMIDAS LIGERAS Y FRESCAS

20180617_133103.jpg

Continuando con el tema anterior, si decidimos comer en la playa se deben llevar alimentos frescos y ligeros, que contengan abundante agua para hidratarnos y evitar comidas copiosas y de difícil digestión.

 

 

HIDRATARSE

Dar de beber a menudo a los niños ya que ellos se deshidratan con muchísima facilidad. Ofrecer agua fresca continuamente o fruta que 20180617_131732también contiene mucha agua. Otra opción es refrescarlos en el agua de mar, que además es buenísima para acabar con todos los mocos que suelen tener en invierno. Si como a #terremotoDaniel, a vuestros hijos no les gusta mucho el mar, otra opción es tener un pulverizador con agua dulce y rociarlos de vez en cuando. Les encanta!!

 

PROTECCIÓN SOLAR

Siempre utilizar factor 50, aplicar nuevamente crema al cabo de 2 horas y cada vez que salen del agua (aunque pongan que son resistentes). En niños se recomienda utilizar un protector con filtro físico en lugar de químico, porque les deja una capa que protege más su piel. No debemos de olvidarnos de que estén siempre con la gorra puesta (aunque con bebés a veces es una lucha constante) y yo soy muy partidaria de las camisetas con filtro solar, las que son tipo neopreno. Sobre todo si vamos a estar muchas horas en la playa se la pongo a ratos, para que no tenga la piel expuesta al sol continuamente.

VIGILANCIA CONTINUA

Como dice mi madre siempre, los niños te ciegan en un segundo, y tiene toda la razón del mundo. Son unos torbellinos que no paran y no se les puede quitar el ojo de encima, ni cuando están en el agua ni cuando están en la arena. Si, lo sé, se nos acabaron las tardes tiradas en la toalla a broncearnos… jejejeje.

 

Y en general, creo que estas son las recomendaciones que nosotros más tenemos en cuenta para nuestros días playeros. Pero sobre todas las cosas, lo más importante que debemos hacer es disfrutar muchísimo de estos días y aprovechar que la playa les agota para que después nos dejen dormir bien 😉

¿añadiríais alguna recomendación mas? soy todo oídos.

 

Gracias por leerme y hasta pronto.

Jen

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s